Catalina Hoffmann y Luis Mateos Keim: Cómo el cerebro puede transformarte a ti y a tu empresa

catalina hoffmann, luis keim, cerebro, empresa

El pasado 10 de diciembre, Luis Mateos Keim participó en una sesión de Instagram Live organizada por Catalina Hoffmann sobre Osmotic y cómo el cerebro puede transformarte a ti y a tu empresa para afrontar los retos del futuro.

En ella, Luis y Catalina conversaron acerca de la neuroplasticidad del cerebro, y cómo entrenando a ese cerebro para el cambio con programas como mind|RESET, estamos transformándonos a nosotros primero y a la empresa después para abordar toda la incertidumbre que ha llegado para quedarse. Posteriormente ambos respondieron a muchas preguntas de los seguidores de Catalina.

Puedes escuchar la conversación completa aquí:

Si quieres más información, escríbenos a admissions@osmotic.co, nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Renta universal, ¿la vía para garantizar el futuro del trabajo?

renta universal, futuro del trabajo

Como hemos dicho tantas veces, creemos que en el futuro, las empresas serán líquidas, y los empleados, trabajarán por proyectos (con lo que ello implica). El trabajar a tiempo completo tenderá a desaparecer para muchas profesiones, no habrá la estabilidad salarial con la que hoy cuentan muchos trabajadores por cuenta ajena, y además, la frontera entre los hobbies y las obligaciones no será sencilla de delimitar.

En esa situación, ¿es necesaria una renta universal?

Renta universal, ¿la panacea del futuro del trabajo?

A raíz de la propuesta que hace años hizo la eurodiputada Mady Delvaux, el Parlamento Europeo pidió en 2017 a la Comisión Europea que estudiase legislar sobre robótica e inteligencia artificial. En dicha propuesta se incluían cuestiones como la responsabilidad de los robots, estándares éticos, la renta universal o la opción de que los robots pagasen impuestos para paliar los efectos negativos derivados de la probable destrucción de puestos de trabajo.

Y es que aunque hay empleos nuevos que aún no han nacido, los robots más sofisticados no sólo reemplazarán tareas repetitivas sino que también podrían realizar trabajos de cuello blanco.

En ese sentido, la eurocámara se ha pronunciado y, aunque ha aceptado abrir el debate sobre la responsabilidad de los autómatas más sofisticados, o la creación de un código ético para la UE, rechazó la opción de que los robots más sofisticados pagasen impuestos.

Sobre este tema hay opiniones de todo tipo, desde Bill Gates -quién afirmó hace poco que “si un robot reemplaza el trabajo de un humano, éste debería de pagar impuestos”, hasta la propia Federación Internacional de Robótica (IFR) que creen que “la idea de introducir un impuesto a los robots habría tenido un impacto muy negativo sobre la competitividad y el empleo”.

Que antes o después los robots acaben siendo nuestros compañeros de trabajo es un hecho cuyas implicaciones preocupan -y mucho- a la Unión Europea. Y es que durante los últimos años, el Parlamento Europeo ha estado debatiendo acerca de la posibilidad de atribuir algún tipo de personalidad jurídica a los robots, a raíz de una propuesta efectuada el pasado mes de mayo por la eurodiputada Mady Delvaux. En ella, se proponía la creación de un estatuto jurídico específico para que los robots autónomos más sofisticados tengan la condición de personas electrónicas.

Son muchas las preguntas que se derivan de todo ello: ¿Quién asumiría en este hipotético caso la responsabilidad de las acciones?, ¿qué pasará cuando haya una negligencia o exista un delito fruto de las acciones del robot?, ¿ quedarán exonerados de responsabilidad los fabricantes y programadores del autómata en caso de que los robots tengan personalidad jurídica?

El 24 de mayo de 2017, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (en adelante OCDE) presentó el informe ¿Qué cambiaría con una renta universal? En dicho informe, se analiza la situación de Italia, Francia, Finlandia y Reino Unido, hipotetizando sobre las consecuencias de aplicar un salario universal a todos los adultos y menores, exceptuando jubilados.

Durante ese mismo año, en otros países se hicieron pruebas en ese sentido. En Finlandia se experimentó pagar la misma renta a todo el mundo (2000 desempleados), en Canadá el 50% de lo que cada individuo ganase de su trabajo…

Y lo que se demuestra de este estudio -y para esos países analizados, es que cuanto mejor sistema de ayudas sociales y redistribución de la renta exista, menos efectiva parece ser la aplicación de la renta universal.

En otro estudio del BBVA Research, se estimaba que el coste anual de aplicar en España la Renta Universal supondría 7.471€ por adulto, y 1.492€ por cada menos de edad. Una de las conclusiones era que “la renta básica universal tiene ventajas pero también costes muy elevados, lo que da lugar a un dilema entre generosidad y presión fiscal”

Por otro lado, el Foro de Davos estimaba antes de la pandemia, que en 2020, desaparecerían 5 millones de empleos en todo el mundo, independientemente del puesto, y que expone un futuro del trabajo donde podríamos vernos sustituidos por la Inteligencia Artificial (IA) y los robots.

En ese sentido se pronunciaba Elon Musk, viendo a este salario universal como una oportunidad: «Necesitamos una renta básica universal; los robots se quedarán todo el trabajo»


¿Qué opináis vosotros?

Tom Horsey y Luis Mateos Keim: Preguntas y respuestas sobre el futuro de la formación y del trabajo

futuro del trabajo y de la formación

El pasado 23 de diciembre, Luis Mateos Keim participó en una sesión de LinkedIn Live organizada por StartupLabs Spain sobre el futuro del trabajo y el de la formación (que va a ser un Lifelong learning).

En ella, Luis, Tom Horsey, y muchos amigos de LinkedIn conversaron acerca del futuro del trabajo y de la formación, y cómo el COVID-19 ha catalizado mucha parte del cambio que tenía que llegar.

Algunos de los temas que se tocaron fueron:

  1. Incertidumbre.
  2. El trabajo del futuro.
  3. Lifelong learning (3L).
  4. La toma de decisiones.
  5. Emprendemiento.

Podéis escuchar la charla completa aquí:

Miguel Moya Lorman y Luis Keim: Mindhacking de la fragilidad

antifrágil, luis keim, miguel moya, mindhacking

En Junio de 2020, Luis Mateos Keim participó en una sesión en directo organizada por Cerolimits en la que charló con su fundador, Miguel Moya Lorman, sobre cómo Osmotic Network Learning se lleva años preparando para el futuro del trabajo que ya está aquí.

Como sabéis, desde Osmotic, llevamos años hablándonos del tsunami que se nos venía encima. En esta charla, Luis cuenta cómo nos hemos preparado a nivel individual y colectivo, para eso que llaman «el futuro del trabajo»

Algunos de los puntos que se tocaron en esta conversación con Miguel Moya fueron:

  • Cisnes negros en el futuro del trabajo: tener planes alternativos…
  • Resiliencias y fragilidades ante la incertidumbre: surfear o bucear la ola….
  • Los equipos de trabajo en tiempos de entornos VUCA: aprender a cambiar
  • Confinamiento vs Mindhacking: mind|RESET para aprovechar las oportunidades que una plaga deja.

Puedes oír la conversación completa aquí:

Si quieres mindhackearte para afrontar el Tsunami que ha llegado para quedarse en el trabajo del futuro , escríbenos a admissions@osmotic.co, nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

¡Como Hamilton en la Puzolana! A la búsqueda de la certidumbre

certidumbre

En el mundo del statusQUO (preCOVID), tomar decisiones basadas sobre todo en la certidumbre era probablemente la mejor opción.

La opción con la esperanza matemática (∑probabilidad*efecto) de una decisión basada en certidumbre era normalmente superior a la de una decisión basada en suposiciones llamémoslas «basadas en el feeling sistémico de la situación» que no se podían llamar ciertas, pero probables.

En esa situación statusQUO, se encuentra cómodo el que trabaja con una media de 70% de certidumbre basada en su histórico el conocimiento del entorno y la previsión de las novedadesy su posible incidencia en el resultado final. Suelen ser personas o empresas que se basan en «quarters» y que viven del Q1 al Q2 al Q3 etc ya que sus ciclos son predecibles y comparables entre sí y sienten que las variaciones son causadas por divergencias en la calidad de implementación con respecto a periodos comparables más que en factores provenientes del entorno o exterior.

¿status|QUÉ? Y caemos en la puzolana

Pero el mundo statusQUO ha muerto, o al menos ya no es algo a tumbar si queremos innovar y prosperar hacia el futuro, sino que es algo que vemos por el retrovisor como algunos están perdiendo su tiempo en intentar restablecer.

Estamos en VUCA… la certidumbre es un bien escaso y la necesidad de ella un mal endémico, pandémico. Si la certidumbre media ha bajado mínimo un 40% significa que el resto no es seguro y por ello es un campo incómodo para la inmensa mayoría

Tres posibilidades ante la incertidumbre

No es lo mismo el dato que la certidumbre… la certidumbre es la probabilidad muy alta de un estado de un dato en un momento determinado. Sin embargo nuestra experiencia de que «nada cambia» ha convencido a nuestro cerebro de que «un dato hoy = certidumbre».

Ante una situación en la que la probabilidad de estabilidad de los datos se reduce drásticamente (ya hablaremos del BIGDATA en VUCA, ahora que pienso) hay 3 opciones de acción/inacción:

  • recalcular la realidad (buscar los nuevos datos y probabilidades a largo y corto) y lanzarnos a pesar de ser conscientes de que el 60% de las cosas pueden variar poco o mucho forzándonos a reajustar las decisiones constantemente para convertir los retos en oportunidades. RECALCULAR SIN PARAR
  • esperar a que «escampe» o a que alguien nos de esa certidumbre que nos robaron, como a Hamilton que levantaba en 2007 los brazos a la espera de que algún ser superior le rescatara. NO HACER NADA
  • intentar reconstruir la certidumbre buscando certezas en el entorno hasta llegar al 65% de certidumbre mínimo aceptable para tomar una decisión. PARÁLISIS POR ANALISIS

Sociedad en la puzolana

El agregado del resultado de la elección individual de los más de 47.000.000 de habitantes de un país entre las 3 opciones es en la práctica una sociedad absolutamente paralizada. Mayoría son los que necesitan un 70% de certidumbre para tomar una decisión. Somos la mayoría los que llevamos años viviendo en entornos constantes, los que estamos no sólo no avanzando, sino bloqueando el avance de otros. Vivimos en un sistema en el que todos somos engranajes que afectan a los demás y esto redunda en una sociedad bloqueada que anhela que un statusQUO roto solucione las cosas mientras que unos pocos preguntan ¿statusQUÉ?…

¿Factor K para la sociedad? [leer el «factor K»]

Es imperativo activar los mecanismos para que la sociedad vaya trabajando bajo los conceptos descritos en el articulo sobre el factor K.

Para poder, como sociedad, dejar de bloquearnos unos a otros 360 constantemente necesitamos trabajar el futuro… tenemos que trabajar el futuro como sociedad. Como las hormigas saben todas cuál es su objetivo, tenemos que diseñar nuestra SOCIEDAD IDEAL para que cada uno de nosotros podamos desarrollar nuestra forma de preparar lo que podamos preparar para cuando eso sea una oportunidad para el colectivo. Todos podemos aportar.

Si no sabemos qué sociedad queremos construir no sabemos lo que es el bien y lo que es el mal. Y eso es directamente NO TENER CRITERIO y sin ello no podemos decidir nada y por lo tanto no podemos aportar.

La sociedad necesita un modelo objetivo, tener un plano del ideal consistente y estable y transparente que estamos construyendo. Implícitamente sabremos cuáles son las variables a trabajar para llegar allí y podremos contribuir con nuestro esfuerzo a ir preparando los ladrillos para construir ese futuro que no va a «salirnos solo» por obra y gracia de un ser superior.

No podemos colaborar si no se establece un entorno colaborativo.

El factor K nacerá de la experiencia de cada vez hacerlo mejor.

Del talent|BROKEN al talent|BROKER… la visión del futuro de Osmotic

talent, broker, futuro

Nos enfrentamos a un futuro donde tanto personas como empresas tendrán una vida híbrida:

Las EMPRESAS, para poder ser flexibles ante un entorno VUCA, gradualmente se transformarán en un sumatorio de proyectos:

EMPRESA = UNA MISIÓN + PRESUPUESTO + ∑ EQUIPOS DE TRABAJO

Hybrid Life

Eso hará que las empresas en el futuro sean un broker del talento, jugando un rol fundamental para facilitar que los EQUIPOS incorporen cada vez talento diferente en función de los retos a los que se enfrentarán.

En ese futuro, la multidisciplinariedad y la eficiente incorporación de los stakeholders (clientes, partners, freelancers, asesores etc) será vital para afrontar cada proyecto.

En la vida futura, el trabajar a tiempo completo tenderá a desaparecer en ciertos estratos de la carrera profesional. Las personas, cada vez tienen vidas más complejas en las que se une lo personal con lo laboral, y donde la frontera entre los hobbies y las obligaciones no será sencilla de delimitar.

Sin embargo, en la actualidad, con todos los procesos de transformación digital lo que está ocurriendo es que la empresa más que ser un broker del talento, está quebrando el talento (talent|BROKEN), porque es muy difícil hacer que las personas asuman retos diversos cuando están acostumbradas a hacer siempre lo mismo.

Esto supone la esencia de OSMOTIC: el Lifelong Learning, una formación/entrenamiento de por vida basada en casos prácticos que transformen al alumno en un NEO (New Executive Officer) mejorando su capacidad de aprendizaje, inteligencia emprendedora e inteligencia emocional durante toda su vida.

El Lifelong learning no sólo es una necesidad para las personas, sino también para las empresas y dentro de poco podremos ofrecer una educación acorde a esas necesidades.

¿Quién es NEO? El New Executive Officer, el líder del futuro

neo, new executive officer, líder

Estamos en un mundo en el que muchas cosas han cambiado y en el que hace falta más que nunca una formación diferente. Una educación en la que el alumno sea el centro, eminentemente práctica, que transforme a la persona y que genere ecosistema. Y que sea de por vida.

Más de 10 años de apoyo a startups mediante la involucración de ejecutivos, -que implican más 200.000 horas colaborativas de perfiles top invertidas en más de 300 proyectos-, avalan este modelo.

Estamos convencidos de que trabajando en un mindset diferente para abordar este mundo primero, y realizando un entrenamiento continuo con el método del caso en tiempo real que proponemos después, se puede convertir al participante en un “NEO” capaz de resolver cualquier reto. En un New Executive Officer.

Ahora que ya sabes que aparte de ser el protagonista de la saga Matrix, NEO (New Executive Officer) es el nuevo líder de la empresa/sociedad que se requiere para el mundo VUCA.

Luis Mateos Keim te habla en este vídeo acerca de esta figura.

¿Cómo será el futuro del trabajo?

futuro del trabajo

Desde Osmotic, no tenemos ninguna duda de que el futuro del trabajo dependerá, de un entorno complejo en el que la vida de empresas y personas será híbrida.

Un mundo en el que las EMPRESAS, tenderán a ser un aglutinador de diferentes y diversos equipos de trabajo para resolver múltiples retos, donde la configuración de éstos será clave, y en el que será vital incorporar de alguna manera a los stakeholders (clientes, partners, freelancers, asesores etc).

En ese mundo, el futuro del trabajo tenderá a ser:

  • Híbrido en lugar de delimitado. La frontera entre lo personal y lo laboral, entre los hobbies y las obligaciones, se difuminará.
  • Por proyectos y no por empresa. El trabajar para una sola empresa será una rara avis, no digamos ya el trabajar para una empresa para toda una vida, eso será un Unicornio.
  • Resolutivo y no ejecutivo. Primará el que resuelva retos frente al que ejecute.
  • Diverso y no endogámico. La diversidad de pensamiento será más importante que nunca.

Los alumni de intra|DISRUPT de Osmotic explican su visión de cómo será el futuro del trabajo.

La pandemia de COVID-19 ha quebrado el mundo que conocíamos ¿Quieres formar parte del nuevo mundo que se está forjando?

La transformación personal que requiere el nuevo entorno viene de la mano de las personas y programas que realmente entienden las características de los nuevos líderes y son capaces de promoverlas. No hablo de formación. La formación es necesaria pero no suficiente. Hablo de transformación.

La irremediable resistencia al cambio

El ser humano tiene la capacidad de no olvidar, de recordar. Este aspecto tan característico de nuestra especie nos permite deliberar sobre el pasado no siempre de una forma productiva. Solemos reflexionar sobre lo sucedido de una forma egocéntrica y distorsionada, que impide que podamos sacar conclusiones generales que nos sirvan para anticipar y gestionar de mejor forma situaciones similares a las que se han producido a lo largo de la historia.

Parece mentira, pero da igual que estemos en el siglo XXI, sigue persistiendo la incapacidad del ser humano para aprender que la resistencia, activa o pasiva, que suele acompañar al cambio social y tecnológico es siempre una estrategia equivocada.

Lo peor de todo es la falta de autocrítica. Todavía son demasiados los que miran a la historia con una visión miope y prepotente, pensando que los errores del pasado no se están cometiendo en la actualidad; como si lo que ocurre no fuese un fiel reflejo de lo ocurrido en otros siglos e incluso tiempos muy cercanos. Por citar sólo algún ejemplo, recordemos la fuerte resistencia en su momento a la incorporación de máquinas textiles o a la implantación del ferrocarril. Pero tampoco hay que irse tan lejos. Las protestas, bastante recientes, contra Uber y Cabify se parecen bastante a las protestas de la Inglaterra del siglo XIX contra el “coche sin caballos”.

Aunque estas actitudes parezcan propias de generaciones pasadas, algo trasnochado y propio de un tiempo de ignorancia y sin apertura de mente, lo cierto es que no es así, y que estos errores siguen caracterizando al hombre actual. Esta es la forma de pensamiento de muchos, que sin darse cuenta están cayendo en el mismo error de hombres de generaciones anteriores, cuando estos se resistían a lo que hoy nos parece lógico e imprescindible.

El problema es que su confianza inquebrantable en la visión que tienen del hoy y del futuro, hace que no tomen en cuenta numerosos datos que indican que el mundo que conocíamos ya no existe. Todavía no se han dado cuenta del error al seguir considerando que la normalidad de antes de la pandemia será recuperada y que el cambio digital llevará el ritmo que ellos tienen en mente.

 Un nuevo status quo ha llegado

Estamos inmersos en una nueva realidad que algunos fueron capaces de vislumbrar hace ya un tiempo en su visión de futuro. La pandemia del COVID-19 ha acelerado este cambio, el de la digitalización y robotización de nuestra sociedad. Ya era imparable, pero en estos momentos se nos ha echado encima.

Estamos en un nuevo escenario, donde la digitalización y el líder ágil y con Inteligencia Emocional, son los elementos esenciales para la adaptación exitosa.

Utilizando la metáfora de mi amigo Luis Mateos Keim, la gran ola que está suponiendo la pandemia del COVID19 ha pillado surfeando con pericia a algunos profesionales y empresas. Otros, sin embargo, intentan mantenerse a flote y no ahogarse, chapoteando sin tener claro qué está pasando. Algunos tienen la tabla de surf agarrada pero, ante semejante ola, no son capaces de ponerse de pié (quien sabe si lleguen a conseguirlo), y hay otros que, agarrados a su flotador y tragando agua, creen ingenuamente que todo volverá a la normalidad anterior y que podrán volver en breve a jugar con su corcho en la orilla. Lo cierto es que no será así. Adaptación o extinción. No hay más opciones.

La cuestión no es si la ola pasará. Esta del COVID-19 pasará, no hay duda, pero vendrán otras. Es el funcionamiento del nuevo mundo VUCA en el que estamos inmersos. Por ello la cuestión no es si tiene sentido aprender a surfear o no. Lo tiene, no hay más opción. La cuestión es cuánto vas a esperar a hacerlo y cómo vas a lograr aprender.

¿Vas a confiar en que te enseñen a surfear los que están aprendiendo ahora?

Quien no ha visto venir la ola, y está apenas sosteniéndose en la tabla no te puede acompañar en tu transformación.

¿Quién te va a acompañar en este proceso?

La transformación personal que requiere el nuevo entorno viene de la mano de las personas y programas que realmente entienden las características de los nuevos líderes, y son capaces de promoverlas. No hablo de formación. La formación es necesaria pero no suficiente. Hablo de transformación.

Se requieren experiencias disruptivas que aporten una nueva forma entender como debe ser el trabajo del hoy y del futuro, no en competencia, sino en colaboración, yendo un paso más allá en las metodologías de desarrollo empresarial, como hace Keim en OSMOTIC con su metodología KIUB. Se requiere conocer nuestra personalidad y nuestros “drives” motivacionales para una mejor autodirección y colaboración tal y como hace de forma tan perspicaz mi amiga Pilar Nieto con el Predictive Index. Necesitamos sacar a nuestro cerebro de la zona de confort, hay que movilizar a las neuronas Netflix, que están acomodadas en su sofá, como diría mi amiga Catalina Hoffman, y como solo ella saber hacer con el Método Hoffman.

Y además, se necesita una nueva forma de acceder y mejorar las competencias básicas en Inteligencia emocional, especialidad de quien escribe y de mi socia y amiga Christine Lebriez. El entrenamiento en Inteligencia Emocional no es entrenamiento en habilidades. No es solo hacer meditación y mejorar habilidades sociales. Debe ser un entrenamiento movilizador experiencial que requiere de expertos que además cuenten con sabiduría (experticia y sabiduría no son lo mismo), que sepan evaluar la IE (el EQ de TTI el mejor instrumento) y conozcan bien y faciliten las situaciones para el crecimiento personal.

Este próximo 4 de mayo comienza una nueva promoción de mindRESET de OSMOTIC , una experiencia disruptiva, transformadora donde se trabajan estos elementos clave para el nuevo estatus quo. Es el comienzo de lo que debería ser. Con un acompañamiento para el lifelong learning.

¿Vas a ser de los que siguen con su ilusión de control esperando a que todo pase y vuelva a la normalidad? Tú eliges con quien surfear y qué papel quieres jugar en el nuevo status quo.