…y el tren nos arrolló

Y como a bolos nos han noqueado a todos, ¡hacia adelante, claro!

Antes de que cerraran los colegios y nos “fastidiaran la miércoles” estamos a otra cosa. Éramos inmunes, por jóvenes, por listos o por lo que fuera. 

CISNE…

de pronto un no vivo de unas micras de nada nos apuntó y digitalizó nuestras vidas de un plumazo… llegó un cisne negro llamado COVID19… 

Digitalmente preparados…

La transformación ya arrancó y nos demostró que ya éramos digitales. No sabíamos que podíamos ser teleprofes, comprar online lo que sea, usar videoconferencias para teletrabajar, ver Netlix, pero sí, no lo habíamos intentado. Podemos vivir y trabajar sin salir de casa, no es un experimento. Hasta nuestras parejas parecen simpáticas entre meme y meme.

Ya somos sociedad nativa digital. Después de 20 años, creo que lo podemos decir. Las herramientas llevan años aquí y las sabemos usar sin papel, sin estar presencialmente, sabemos hasta cierto punto asimilar los cambios en los procesos.

No es eso… lo grave es todo lo demás… nos han arrollado y no sabemos de dónde vino y a dónde vamos ahora.

¡Corre!

¿No hemos tenido más opción que ponernos a correr a por papel higiénico?… Muy curioso objeto hemos elegido, pero el lunes, después del anuncio del Estado de Alarma para el domingo, arrancó una semana frenética de ubicar a niños, intentar achicar el agua del barco que nos tocara, corriendo, corriendo sin parar. ¿hacia dónde? hacia adelante, claro… ¡estoy muy liao!

¿No hemos tenido más opción que ponernos a correr a hacer un ERTE?… ya pensaríamos más adelante hacia dónde ir… por mucho que “pague el Estado” ¿qué mensaje se traslada al equipo?… da igual… es imperioso parar la máquina ¡YA! y dejar de correr en un mundo gripado de golpe…

Y ahora estamos en la semana de reflexión,

Queramos o no el mundo estará parado, como mínimo, unas cuantas semanas, el tiempo está parado. A los seres humanos se nos ha olvidado durante mucho tiempo que estamos metidos en un juego que va más allá de la cortedad de nuestra propia vida sin opción de retirada. 

Paradójicamente, sin dejar que nos toquemos, este virus nos ha hecho colaborativos, nos ha obligado individual y colectivamente a elegir entre seguir buscando nuestro propio beneficio y que las consecuencias se vuelvan en contra de nosotros mismos y del resto de la humanidad, o entender que tenemos que trascender de una vez el cortoplacismo individual, y decidir luchar por un mundo en el que somos todos piezas clave. Esta opción es la única opción para el éxito individual y colectivo. 

Son semana de elecciones y exige reflexión. Tenemos que replantearnos si dejarnos llevar o tomar las riendas.

Es una experiencia cercana a la muerte eso de no poder salir de casa o evitar un abrazo con tu mejor amigo con el que te encuentras en el supermercado y las miradas cómplices de “qué corra el aire”. 

Después de ver el túnel muchos no vuelven a ser los mismos. Son estos momentos en los que tienes la obligación de aprovechar, porque obligan a tomar decisiones,, además del ¿egoísmo o no egoísmo?, es un momento estratégicamente vital. Este fin de semana del 21 a 23 de marzo de 2020. Necesitamos recalcular ¿a dónde ir? ¿con quien ir? Y muchas cosas más…

Mentalmente desengrasados para tomar el mando y para salir reforzados

No es fácil tomar decisiones para un entorno presente y futuro que es radicalmente nuevo y no vale ningún procedimiento. pero eso no es excusa, porque no nos podemos permitir errores ahora. Desde hace años esperabas la transformación, pero la transformación no te ha esperado. De un plumazo nos hemos plantado en el futuro. Es un momento de darwinismo extremo. Un momento en el que no elija bien el camino puede acabar perdido. 

Lamentablemente estamos acostumbrados a un marco cierto, a hacer las mismas cosas y tomar las mismas decisiones. Igual que no recuerdas ya los teléfonos como cuando éramos niños, porque no lo necesitas, tú y tu cerebro tenéis áreas «dormidas» que ahora son necesarias y situaciones y tomas de decisiones que necesitas entrenar, porque van a ser necesarias. Por ello, ahora aún más, todos necesitamos un cambio de chip, un cambio de mindset, un mindRESET.

[promo] 24 de marzo mindRESET (osmotic.co/mindRESET)

En días hemos construido con un equipo impresionante un programa para reiniciar tu vida.

El 24 de marzo sería el comienzo de una nueva forma de ver la vida, integrar tu talento, conocimiento, visión y descubrir lo que eres capaz de llegar a ser desarrollando áreas que ni tú mismo sabías que tenías. El cerebro tiene mucho que ver en todo esto, te guiaremos para descubrirlo. Eso es ser osmótico, ¿a que esperas para formar parte?

Antes, para los grandes cambios nunca había un momento adecuado para empezar, siempre se podía esperar un minuto, una hora, un día, una semana… hasta una vida.

AHORA ES EL MOMENTO: OSMOTIC.CO/MINDRESET


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *